Nicolás Veracierta vio: Puebla, con la mayor captación de ingresos por flujo de remesas

Home / Nicolas Veracierta / Nicolás Veracierta vio: Puebla, con la mayor captación de ingresos por flujo de remesas

Le siguieron los municipios de Tijuana, Guadalajara, Morelia, Oaxaca y Culiacán.

Del grupo que presentó recursos por encima de 20 millones de dólares, destaca Colima. Foto: Reuters

El municipio de Puebla registró la mayor captación de ingresos por remesas durante el primer trimestre del 2017, con 99.6 millones de dólares, rebasando incluso los recursos, por separado, de nueve entidades del país: Aguascalientes, Sonora, Colima, Tlaxcala, Yucatán, Tabasco, Quintana Roo, Campeche y Baja California Sur.

“En Puebla hay una migración muy importante, sobre todo al estado de Illinois, a Chicago, particularmente (…) Hay una población fija de poblanos ahí, en Estados Unidos, que está aprovechando la depreciación del peso frente al dólar”, destacó Raymundo Tenorio, director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey.

Le siguieron Tijuana, que recibió 87.8 millones de dólares; Guadalajara (83.6 millones); Morelia (82.6 millones); Oaxaca de Juárez (74.8 millones); Culiacán (63.4 millones), y la delegación Miguel Hidalgo (61.6 millones), de acuerdo con información del Banco de México.

En total se captaron en México 6,639.6 millones de dólares. De los más de 2,450 municipios y delegaciones del país, 1,624 recibieron ingresos por este concepto. Los que mostraron el menor ingreso fueron Tekit, Yucatán, y San Agustín Tlacotepec, Oaxaca, con apenas 8 dólares en los primeros tres meses de este año; Tepetlán, en Veracruz, Santa María Yucuhiti y Magdalena Tequisistlán, ambos del estado oaxaqueño, recibieron 9 dólares.

Los municipios que presentaron un menor flujo de divisas, considerando únicamente a aquellos con un ingreso por encima de 20 millones de dólares, fueron: Colima, con un total de 20.6 millones; Izúcar de Matamoros (20.7 millones); Reynosa y Toluca (ambas con 20.8 millones), así como Pachuca y Moroleón (21.1 millones cada uno).

Kristobal Meléndez, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), precisó que “hay dos tipos de migración: una que es masiva, pero de flujos más bajos de remesas, y otra que es un tipo de migración más capacitada, de mayores montos de remesas; de este último, (que corresponde) con una migración con mayor nivel de estudios, recientemente han estado mandando más remesas porque tienen la capacidad de adelantar (el envío de las mismas)”.

Centro-Occidente

Municipios de las zonas centro y occidente del país reportaron una mayor variación anual en la llegada de remesas, considerando el umbral de 20 millones de dólares. El primer lugar fue para Guasave (Sinaloa -noroeste-), con un aumento de 36.3% en el primer trimestre del año; a nivel nacional el incremento fue de 7.0 por ciento.

La lista la completan San Miguel de Allende (Guanajuato), con 20.9%; Zitácuaro (Michoacán), con 20.4%; Puebla (Puebla), con 17.2%; Querétaro (Querétaro), con 17.1%; Gustavo A. Madero (Ciudad de México), con 16.6%; Culiacán (Sinaloa), con 16.1%; Zapopan (Jalisco), con 15.7%, e Hidalgo (Michoacán), con 15.3 por ciento.

“Había amenazas sobre políticas de Donald Trump con las cuales se podía llegar a gravar las remesas, entonces algunas personas de allá, de Estados Unidos, se anticiparon y mandaron mayores flujos, por eso se ve un incremento en el monto de las remesas (…) para evitar que se les gravara”, señaló Kristobal Meléndez.

En el otro extremo, entre los municipios que enfrentaron una caída anual en la llegada de remesas se encuentran: Álvaro Obregón (Ciudad de México), de 23.6%; Reynosa (Tamaulipas), de 22.1%; Mexicali (Baja California), de 19.3%; Puruándiro (Michoacán), de 14.8%; Miguel Hidalgo (Ciudad de México), de 10.3%; Nezahualcóyotl (Estado de México), de 9.7%; Pungarabato (Guerrero), de 8.6%; Tijuana, (Baja California), de 8.0%, y Monterrey (Nuevo León), de 7.7 por ciento.

Raymundo Tenorio indicó que “el envío de dinero a los familiares no les ha sido posible (a los migrantes mexicanos en Estados Unidos) por una debilidad en el ingreso allá (…) no les alcanza para enviar a la familia, ante la falta de trabajo”.

El especialista detalló que existe una debilidad en las fuentes de trabajo en la economía estadounidense, particularmente en la industria de la construcción, al igual que en pequeña manufactura y servicios, “lo que ha debilitado el ingreso de connacionales que envían remesas a México”.

En el caso de los estados fronterizos, refirió que “hay mucha población flotante, es decir, que migra del centro del país a la frontera, y estando en la frontera recibe remesas de familiares que están en Estados Unidos (…) lo cual no quiere decir que sean residentes de dichas entidades (…) entonces, esta población flotante es la que hace variar el valor y volumen de esas remesas”.

Pronósticos

El analista del CIEP opinó que “se espera que, como se está viendo que no se pueden implementar tan fácilmente las políticas que él esperaba (Donald Trump), entonces se normaliza (el envío de remesas), en su momento se ve un incremento, pero quizá en los próximos meses se vea una disminución”.

En el mismo sentido, el director de la carrera de Economía y Finanzas del Tecnológico de Monterrey manifestó que para este año podría “haber un comportamiento muy similar al del 2016 (…) para el 2017 a lo mejor el incremento es más modesto, porque partes de una base de comparación más alta”.

Afirmó que los ingresos por remesas se mantendrán en el promedio “por el tipo de cambio y las amenazas de deportación”, y con respecto a posibles políticas de gravamen de remesas de Donald Trump, enfatizó que “no se ve en puerta una amenaza de ese tipo, no solamente por la falta de aplicación de un impuesto especial a las remesas, porque tendría que ser general, no solamente dirigido a mexicanos, y la mayor cantidad de remesas en EU sale hacia Asia y a la India, México está en tercer lugar”.

estados@eleconomista.mx





Ver fuente

Relacionados