Nicolás Veracierta vio: Políticas públicas deberían mover el financiamiento verde

Home / Nicolas Veracierta / Nicolás Veracierta vio: Políticas públicas deberían mover el financiamiento verde

Hacen falta políticas públicas que ayuden al desarrollo de infraestrucuctura, dice Kidney.

Sean Kidney se reunió en la Ciudad de México con Bancomext, Nafin y Banobras. Foto Archivo EE

“Cuando vemos que los inversionistas están atraídos por los bonos verdes es un mensaje para que los políticos actúen. Es tiempo de que empiecen a hacer algo, participen con políticas adecuadas para que el mercado crezca porque el interés del inversionista está ahí”, sostuvo Sean Kidney, director general y cofundador de Climate Bonds Initiative.

En México hay demanda de los inversionistas, aseguró, luego de recordar que a finales de mayo 57 instituciones financieras se comprometieron a hacer inversiones verdes, debido la amenaza mundial que representa el cambio climático.

No obstante, hacen falta más políticas públicas que detonen el desarrollo de infraestructura en sectores como transporte, tratamiento de agua, vivienda y agricultura sustentable, pero también se necesitan proyectos con la suficiente escala para invertir, pues hacia el 2019 y 2020 no se cuenta con muchos.

“La emisión de bonos verdes puede ser una ventaja para los gobiernos, que quieren financiar proyectos de infraestructura porque los recursos que tienen los inversionistas en sus portafolios son una alternativa de financiamiento”, consideró Kidney, quien es un experto en finanzas climáticas y promotor del mercado de deuda verde en el mundo.

“Hace poco estuve en Shenzhen, China (el país que más bonos verdes emite en el mundo), una ciudad con 20 millones de habitantes similar a la Ciudad de México, en la zona de libre comercio con 3 millones de habitantes, tiene estaciones de metro cada 200 metros. En Beijing, la capital china, hay planes para construir 500 kilómetros de metro en un plazo muy corto. ¿Por qué México no lo puede tener?”, se preguntó.

Lograr compromisos

Sean Kidney viaja mucho por el mundo para promover el mercado de deuda verde. Asesora a gobiernos, inversionistas, banca comercial y de desarrollo para estructurar programas en la materia.

Recientemente estuvo en la Ciudad de México para reunirse con representantes de las bancas de desarrollo, Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y Nacional Financiera (Nafin).

“El rol de la banca de desarrollo es fundamental, pueden hacer mucho creando alianzas con el sector privado para facilitar la inversión. Estuve hablando con Banobras, Bancomext y Nafin sobre cómo esto se puede hacer. Vamos a ver a la banca de desarrollo llegando al mercado, pero también vamos a ver asociaciones entre la banca de desarrollo y compañías que llegan al mercado de bonos verdes”, previó. Comentó que Banobras y Bancomext, cada uno por su parte, tienen conversaciones internas para emitir bonos verdes. El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), responsable del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, volverá al mercado con una emisión grande.

De invernaderos

En marzo del 2016 se lanzó el mercado de bonos verdes en México. Antes, en octubre del 2015 Nafin colocó en el extranjero el primer bono verde mexicano por 500 millones de dólares.

En total, tres emisores mexicanos han levantado alrededor de 2,700 millones de dólares mediante cinco colocaciones, tanto en el mercado local como en el extranjero.

A nivel global, el año pasado se emitieron 81,000 millones de dólares de deuda verde; para este año, se pretende alcanzar 150,000 millones de dólares.

En lo que va de este 2017, en el mundo se han hecho emisiones por un total de 53,000 millones de dólares. En México no se registró ninguna oferta durante el primer semestre del año, se espera que en esta segunda mitad se den algunas.

“Tiene que ver con muchos factores, por ejemplo, con la volatilidad, con el alza en las tasas de interés, pero si todo eso mejora durante el próximo semestre vamos a ver actividad en México. Lo que tuvo que decir la Reserva Federal de Estados Unidos en cuanto tasas ya pasó y un tuit de Trump puede hacer que las cosas sean más lentas, pero no va a parar la historia verde”, explicó Kidney.

judith.santiagoi@eleconomista.mx





Ver fuente

Relacionados