Nicolás Veracierta: Apple afronta duro trance financiero en Europa

Home / Europa / Nicolás Veracierta: Apple afronta duro trance financiero en Europa

Apple deberá pagar más de 13.000 millones de euros en impuestos por un contrato fiscal ilegal en Irlanda.

La empresa tecnológica de Cupertino deberá pagar a Irlanda una cifra que oscila sobre los 13.000 millones de euros más intereses, debido a que por más de diez años, Apple se benefició de las rebajas fiscales que distorsionaban la competencia.

Nicolás Veracierta
Nicolás Veracierta: Mas de 13.000 millones de euros deberá pagar Apple

La Unión Europea ha hecho caso omiso a las presiones que Estados Unidos ha impuesto, de tal modo que esta institución dejó claro a las multinacionales que aprovecharse de la ingeniería fiscal no será gratuito en el viejo continente, y para muestra de la severidad del organismo, tenemos las sanciones que han afrontado empresas como Starbucks y Fiat-Chrysler.

El escenario de Apple en Europa tiene a unos actantes sumamente particulares: por un lado tenemos a una compañía que se ahorró miles de millones en impuestos por más de una década, ya que se hizo un acuerdo fiscal a su medida; por otro lado un organismo supranacional obliga a la tecnológica a pagar todo lo que no abonó en este largo período de tiempo; para cerrar este drama financiero, aparece en escena Irlanda, nación que se indigna cuando le exigen recuperar 13.000 millones de euros.

Nicolás Veracierta
Nicolás Veracierta: Es una histórica devolución de impuestos

Bruselas fue la nación encargada de hacer una investigación que tomó más de tres años, y su decisión irrevocable ha tomado por sorpresa a Apple, a Irlanda y a la mismísima Casa Blanca. La Comisión Europea demostró que las ventajas que otorgó la nación irlandesa a la empresa que preside Tim Cook para abaratar su factura fiscal corresponden a ayudas de Estado ilegales.

Esta podría convertirse en la mayor devolución de impuestos registrada en la historia. Margrethe Vestager, la comisaria de Competencia, anunció a la prensa que los Estados no pueden dar ventajas fiscales a las empresas, sin importar su renombre, su tamaño o su procedencia.

Por Nicolás Veracierta

 

Relacionados